Podcast

Datos e informes relacionados con la contabilidad del contribuyente

CPC Salomón Castro Charco

Datos e informes relacionados con la contabilidad del contribuyente

Cuando tenemos una visita domiciliaria o una revisión de gabinete por parte de la autoridad fiscal, es muy común que muchos contribuyentes se sienten preocupados porque sienten que la autoridad tiene facultades para pedirle al contribuyente todas las cuentas bancarias, hasta las que no tienen nada que ver con su negocio.

Y es que, sí es probable, más no es seguro, veamos por qué:

El contribuyente únicamente debe proporcionar la documentación que tiene que ver con operaciones relacionadas con su negocio, pero no las cuentas personales necesariamente.

Sin embargo, la autoridad tiene información sobre todas las cuentas bancarias que están a nombre del contribuyente, y en un dado caso tiene información que pueda ser cuestionada cuando las utilidades fiscales que se declaran no son congruentes con los montos que se manejan en las cuentas personales de los contribuyentes o de algunos de sus familiares.

Si las utilidades que se declaran o los ingresos adicionales que las personas físicas o morales manejan en sus cuentas bancarias tienen una justificación, no hay por qué temer.

Lamentablemente hay personas que declaran utilidades inferiores a los coeficientes de utilidad que se relacionan en el artículo 58 del Código Fiscal de la Federación, es muy probable que la autoridad fiscal sospeche que no se le están declarando los ingresos o las utilidades adecuadamente.

Incluso puede presumir que el contribuyente persona física, ha incurrido en un delito que se conoce como la discrepancia fiscal, conforme al art. 91 de la LISR, esto es, cuando los ingresos son inferiores a las erogaciones.

O si se trata de personas morales, declarar pérdidas fiscales inexistentes, aunque en este último caso no es discrepancia fiscal, pero para el caso da lo mismo.

Por ejemplo en el caso de la omisión de ingresos al público en general en que incurren Personas Morales genera una pérdida fiscal.

Información relacionada con la contabilidad

El Artículo 30-A del C.F.F señala que los contribuyentes que lleven su contabilidad o parte de ella utilizando registros electrónicos, deberán proporcionar a las autoridades fiscales, cuando así se lo soliciten, en los medios procesables que utilicen, la información sobre sus clientes y proveedores, así como aquella relacionada con su contabilidad que tengan en dichos medios.

Nótese que dice claramente: aquella información relacionada con la contabilidad que tenga en dichos medios.

Los contribuyentes que únicamente realicen operaciones con el público en general, sólo tendrán la obligación de proporcionar la información sobre sus proveedores y la relacionada con su contabilidad.

De entrada, siempre que atendamos una visita domiciliaria o revisión de gabinete debemos asegurarnos que en el oficio de requerimiento de documentación nos pidan únicamente los documentos que tienen que ver con nuestras operaciones.

Po ejemplo si usted utilizó su tarjeta de crédito para pagar un gasto del negocio, únicamente debe proporcionar el estado de cuenta de su tarjeta de ese mes o meses en que la utilizó y únicamente concretarse a proporcionar información de los pagos efectuados de los gastos que están relacionados con sus operaciones del negocio.

Ahora bien, si en su cuenta se observan depósitos o pagos por montos que rebasan los ingresos que usted maneja ya sea como asalariado, prestador de servicios independientes o que percibe otros ingresos, sin duda la autoridad puede presumir que usted obtiene ingresos que no declara.

Los depósitos que sirven para cubrir adeudos a su tarjeta de crédito son erogaciones; que sumados a las deducciones fiscales pueden originar una discrepancia fiscal, y causar una discrepancia fiscal, es ubicarse en un serio problema.

En conclusión, debemos informar por ejemplo:

Datos de clientes, proveedores, trabajadores, personas que prestan servicios independientes, arrendadores en su caso, contratos de compra, contratos de venta, informes contables, informes sobre bienes y deudas, reporte de inventarios y todo lo que tenga que ver con las operaciones mercantiles de la empresa y siempre y cuando sean relacionados en el oficio de requerimiento de datos e informes.

Si en esa relación o en futuros requerimientos la autoridad fiscal requiere información que usted juzgue que no tiene nada que ver con su negocio, debe exigir que todo acto de molestia se fundamente y se motive conforme al Art. 16 Constitucional y no basarse en la simple sospecha o que la autoridad se base en la información que los bancos les proporcionan.

Un ejemplo de ello que quiero compartir con ustedes es el caso de las invitaciones que enviaron a los contribuyentes hace unos años para que pagaran las contribuciones derivadas de depósitos efectuados en las cuentas bancarias.

¿Qué es lo que pasó? Que la mayoría no hizo caso de esas invitaciones porque no estaban fundadas ni motivadas.

Es por eso que les digo que, no porque la autoridad tenga en sus manos toda la información piensen que tienen todas las de ganar. En consecuencia, la información y documentación que deben aportar es únicamente la que soporta su contabilidad.

Únete a nuestro newsletter

Recibe nuestro contenido y libérate del estrés del trabajo.

Puedes darte de baja en cualquier momento, sin resentimientos