La violación constitucional de la contabilidad electrónica